La formación en hostelería es fundamental para dar un buen servicio a nuestros clientes. Con una formación de calidad y constante, conseguimos capacitar a las personas para que sean capaces de ofrecer seguridad en la elaboración y servicio de los alimentos, pero también que la atención al cliente sea de calidad y consiga mejorar su satisfacción y garantizar su fidelización.

 

Dentro de las formaciones necesarias hoy os queremos hablar de lo que nosotros hemos denominado “bloque formativo en higiene alimentaria”.

La higiene alimentaria se define como el “conjunto de medidas necesarias para asegurar la inocuidad de los alimentos desde que se obtienen hasta que llegan al consumidor final”. Dicho de otro modo, con la formación en higiene alimentaria pretendemos que las personas que participan en la manipulación de alimentos ( ya sea porque la “toquen” directamente o participen indirectamente en el proceso como el personal de limpieza, mantenimiento, etc…), cuenten con la capacitación suficiente para conocer los riesgos que puede provocar una mala manipulación y que medidas llevar a cabo para que el alimento que tomen nuestros clientes, en ningún caso, les provoque una enfermedad.

 

Y destacamos especialmente los que “participan indirectamente” en la manipulación de alimentos, porque una mala praxis por su parte, por ejemplo, en el proveedor que deja las cajas directamente en el suelo y luego las apoya en la mesa (esa mesa estará contaminada y todo lo que se ponga en ella se contaminará).

Pero garantizar la inocuidad alimentaria (alimentos que no representen un riesgo para nuestra salud) debemos tener una visión más amplia y no quedarnos solo en el manipulador de alimentos. Con el aumento de casos de alergias e intolerancias alimentarias, por ejemplo, si no tenemos una adecuada gestión de los alérgenos, podemos estar dando a nuestros clientes alimentos contaminados por alérgenos, que para aquellas personas que sufran de una alergia y/o intolerancia alimentaria, puede suponerles que ese alimento les provoque una enfermedad.

 

De la misma forma una mala planificación de los menús, o no tener nociones básicas de dietética, a la hora de planificar un carta, puede hacer que la combinación o preparación de alimentos no sea la más adecuada, y se ponga en riesgo la inocuidad de esos alimentos y con ello, la garantía de higiene alimentaria en nuestro establecimiento.

 

Para poder desempeñar nuestras funciones con conocimiento y seguridad, y para mejorar nuestro currículo de cara a encontrar empleo en el sector de la industria alimentaria, os ofrecemos las siguientes formaciones de higiene alimentaria.

 

¿Tienes dudas?

Escríbenos y te asesoremos sin compromiso sobre las formaciones que necesitas según tus necesidades y formación previa
Contacto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies