Insinkerator España es una empresa dedicada a ofrecer soluciones para la gestión de residuos en diversos ámbitos. Normalmente, el cliente potencial nos visita, nos expone su problemática y le ofrecemos una de las soluciones que tenemos disponible. Y digo normalmente, porque en este caso, en el proyecto “Maravilla-Pilar” del grupo Silken, las cosas han sucedido de una manera mucho más orgánica.

A finales de Febrero de 2018, nuestra empresa estaba participando en la segunda edición de la Feria HIP (Hospitality Innovation Planet). Ya sabéis cómo son la ferias, un caos de visitas, información y trasiego comercial en sólo tres días. Presentábamos en España, con la colaboración inestimable de IMC, de Middleby España, nuestra WasteStation, capaz de hacer la gestión de hasta 700 kg de residuos a la hora y sin volcar estos a la red. Una novedad que estaba teniendo gran acogida entre el sector Hotelero en peticiones de información, aunque menos éxitos en Restauración. Entre todas las peticiones, atendimos a una persona, que nos comentó estaba al cargo de un proyecto Hotelero que quería ser referente. Su pregunta fue: “¿Podéis ir más allá?” – Claro. – Respondí rápido. Y es que no hay nada más estimulante que un reto… aunque aún no conocía las dimensiones.

Quedamos en nuestras oficinas de Málaga, en construcción en ese momento, para evaluar el proyecto más detenidamente. El momento consultoría es algo muy estudiado y, por lo tanto, bien estructurado, o eso pensaba yo. Jorge, el interlocutor del proyecto hotelero, me cuenta a grandes rasgos el proyecto, la visión y su firme intención de hacer un Hotel referente en el sector. Para nosotros es gratificante cuando encuentras personas capaces que, quieren invertir en todo aquello que mejore la experiencia del cliente. “Un hotel no es sólo un sitio donde uno come y duerme. es mucho más. Es un lugar donde vivir experiencias.” Esto me dejó muy claro que debíamos dar el 100% de nuestro mejor saber hacer para afrontar este reto.

Se trataba de un proyecto muy ambicioso que consta de dos hoteles, ocho restaurantes y una fábrica de cerveza que la familia Eller, de la mano de Silken Hoteles, estaba poniendo en marcha en la Costa del Sol. En él estaba ya participando la constructora Comoli, encargada de la ejecución, así como Jordi Cuenca de Verum Hotel Development. La ubicación, entre Sotogrande y Marbella, en una céntrica placita, junto al mar y rodeada de verde, es de las más exclusivas del mundo y el proyecto, por nuestra parte, debía estar a la altura.

De esta forma, tras evaluar los datos que nos aportó el artífice del proyecto, Jorge Velasco, propusimos una gestión de orgánicos e inorgánicos eficiente. Se estudiaron los flujos de pasos y se contó con el asesoramiento experto de SafeFood, en la persona de Lorena Enríquez, que estuvo en sintonía con Paco Gallardo, Chef Ejecutivo del proyecto al igual que con Álvaro Ollora de Eurobuilding. Se trataba de reducir a una séptima parte los residuos inorgánicos, realizando una correcta separación de ellos. Y acercar a cero la fracción de orgánico, con grandes trituradoras de residuos, instaladas en los puntos de producción. Todo ello les iba a convertir en referentes en la zona en tratamiento de residuos. Pero esto no era suficiente.

“Este proyecto no ha de ser referente, ha de ser líder” Jorge Velasco

Así que dimos un paso más. Para facilitar el trabajo y la eficiencia, decidimos instalar un sistema que se ha diseñado ex profeso para este proyecto. La comunicación de la infraestructura instalada con el servicio de mantenimiento, era un reto al que queríamos acceder y que va a proporcionar información del funcionamiento y la capacidad de cada una de las máquinas instaladas, al servicio de mantenimiento. Así se podrán programar con máxima eficiencia las recogidas de material. Además instalamos un sistema de recirculación de aguas, por lo que el gasto de la zona de lavado se iba a ver reducido en un 40% de consumo de agua. Ahorro energético, ecológico y monetario.

Aún con esto no seríamos líderes, así que propusimos una idea muy presente en la sociedad, pero que casi nadie lleva a cabo, el concepto de economía circular. ¿Por qué no conseguir valorizar el subproducto generado? La idea tuvo un éxito inmediato dado que se ha propuesto y aceptado un proyecto de creación de Bio Compost generado a partir de residuos orgánicos de comida de los ocho restaurantes y residuos de la fabricación de cerveza de hasta una Tonelada por semana. Este producto se genera a través del aprovechamiento de la materia de deshecho, impidiendo además, que ésta deba ser tratada por los servicios de recogidas RSU. Un verdadero WinToWin.

Esto coloca a este proyecto como líder mundial en gestión de residuos en Hoteles, ya que no hay otro proyecto que haga esta gestión en estos momentos. Una inversión en el bienestar de los trabajadores y en conseguir que el cliente viva una auténtica experiencia de lujo, eficiencia y sostenibilidad. Y es que, si me permiten el comentario, el verdadero amor se puede ver en la manera que tratas a los demás. Y en este proyecto, es un valor líder.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies