Enfermedades transmitidas por los alimentos, ETA

Las enfermedades transmitidas por los alimentos, por sus siglas, ETA. Se deben al consumo de alimentos contaminados por microorganismos patógenos (que nos causan enfermedades).

La contaminación de los alimentos se puede producir en cualquier etapa de la cadena alimentaria. Esta incluye la producción, envasado, transporte, almacenamiento, o incluso la venta del mismo.

Fuente: Pixabay

Síntomas de las enfermedades transmitidas por alimentos

Los síntomas más frecuentes cuando sufrimos una enfermedad de transmisión alimentaria, son los gastrointestinales. Pero esta sintomatología puede incluir afectación neurológica, ginecológica, inmunológica y de otros tipos.

Aunque la mayoría de enfermedades transmitidas por alimentos cursa con síntomas leves y mejoran en un corto plazo de tiempo, pueden darse situaciones en las que la ingesta de alimentos contaminados provoque una insuficiencia multiorgánica, incluso cáncer, por lo que pueden llegar a provocar afectaciones muy graves incluso producir la muerte.

Fuente: Pixabay

Tipos de enfermedades transmitidas por los alimentos

Las enfermedades transmitidas por los alimentos se pueden clasificar en infecciones, intoxicaciones o infecciones mediadas por toxina.

  • Infección: cuando el alimento está contaminado por el microorganismos patógeno vivos. Ejemplos de infección son la Salmonella, que sólo en España se producen hasta 8000 casos.
  • Intoxicación: ocurre cuando las toxinas producidas por bacterias o mohos están presentes en el alimento ingerido o elementos químicos en cantidades suficientes para que afecten la salud.
  • Toxiinfección: producida por las toxinas. Generalmente estas no poseen olor o sabor y son capaces de causar la enfermedad incluso después de la eliminación de los microorganismos, ya que soportan altas temperaturas.

Brote alimentario

Se define brote de enfermedad transmitida por los alimentos, como el incidente en el que dos o más personas presentan sintomatología similar después de la ingestión del mismo alimento y, los análisis epidemiológicos, señalan al alimento como el causante de dichos síntomas.

Sólo en Europa, en el periodo 2014-18, se informaron 5.146 brotes transmitidos por alimentos y agua. Para evitarlas es imprescindible contar con un Sistema Autocontrol adaptado a la actividad y características de la empresa, así como una formación de manipuladores de alimentos adecuada.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies