Tablas de corte y contaminaciones: ¿Cómo evitarlas?

La elección de las tablas de cortes es muy importante. Que cumplan con su objetivo es de permitir cortar y picar los alimentos cómodamente es fundamental, pero, además, las tablas de corte también ayudan a cuidar del filo de tu cuchillo: si diariamente los utilizaras en superficies duras como el acero inoxidable o el mármol, el desgate de sus hojas sería más rápido.

Sin embargo, las tablas de cortes son la causa de muchas de las contaminaciones en las cocinas. El material del que están hechas, diferenciarlas por colores y uso, y mantenerlas en buen estado, son claves para evitar estas contaminaciones.

¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

 

¿Dé que material deben ser las tablas de corte?

Aunque las tablas de corte de madera son las más conocidas y utilizadas, especialmente a nivel doméstico, en hostelería este material está prohibido. El motivo es que la madera es un material poroso que no permite su fácil limpieza y que, por lo tanto, se puede convertir en un foco de contaminación. Además, por lo general, las tablas de madera no soportan las altas temperaturas de los lavavajillas, temperaturas necesarias para su correcta desinfección. Por lo que su uso se debe descartar.

Como alternativa podemos usar las tablas de corte de polietileno. Este material presenta una excelente resistencia térmica (soporta los 90ºC del lavavajillas) y resistencia química (es resistente a los productos desinfectantes). Además, resiste bien al impacto lo que lo convierten en un buen material para su uso en cocina.

Tablas de corte ¿de colores?

Además de ser de un material no poroso, resistente a las altas temperaturas y a los químicos, siempre se recomienda usar distintas tablas de cortes para los distintos tipos de alimentos. Con esta buena práctica lo que se pretende es evitar las posibles contaminaciones cruzadas entre los distintos alimentos: la microbiología de la carne de pollo es bastante diferente a la microbiología de un pescado o una verdura, para evitar el riesgo de contaminación por una incorrecta limpieza de la tabla, debemos utilizar tablas distintas.

Para facilitar la identificación de las distintas tablas de corte de para cada alimento se suelen utilizar de la siguiente forma:

  • Tabla roja para las carnes rojas
  • Tabla amarilla para las carnes de aves
  • Tabla azul para pescado y marisco
  • Tabla verde para fruta y verdura
  • Tabla blanca para pan, pastas, queso…
  • Tabla marrón (son menos comunes) para carnes cocinadas y fiambres.

Si no es posible contar con todas estas tablas, recomendamos al menos, tener tablas diferentes para alimentos crudos y cocinados, y una específica para preparar las comidas sin algún alérgeno.

 

Limpieza y desinfección de las tablas de corte

Una correcta limpieza y desinfección es el elemento clave para evitar que las tablas de corte se conviertan en el foco de contaminación de tu cocina. Para hacerlo correctamente debes tener en cuenta:

  • Hay que limpiarla y desinfectarla después de cada uso cuando usamos distintos alimentos.
  • La mejor opción siempre es el lavavajillas ya que las altas temperaturas que alcanzan nos garantizan la eliminación de todos los microorganismos.
  • Hay que velar porque siempre estén en buen estado, los cortes que se producen van dejando “grietas” que dificultan su limpieza y desinfección, si está deteriorada debe sustituirse por otra nueva.
  • Para su secado y almacenamiento, lo más adecuado es utilizar un soporte para las tablas estén verticales, de forma que si queda se sequen correctamente y no entren en contacto unas tablas con otras.

 

¿Qué tipo de tablas utilizas en tu cocina? ¿las usas de colores? Comenta como limpias tus tablas y si tienes alguna duda ponte en contacto con nosotros y nos encantará poder ayudarte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies